viernes, 16 de septiembre de 2016

Relato de un perro II

UNA SESIÓN DIFERENTE

PARTE III

...
- Túmbate boca arriba sobre la colchoneta de perro, lo mas pegado a la pared que puedas.

Me pegué lo máximo que pude contra la pared, boca arriba, con mi cabeza casi perpendicular a la pared. Mi Ama cogió varias cuerdas y me ató una a cada pie, pasándolas  por las argollas de la mitad de la pared, estirando de mi piernas hacia arriba, hacia atrás y contra la misma… Otra postura incómoda, indefenso, ofreciendo mi culo en pompa al Ama y con las piernas abiertas, como buena puta…


 Volvió a azotarme en mi culo ya dolorido. Esta vez podía medio ver como iban cayendo los azotes y al macho en un extremo de la habitación, haciendo fotos y algún video.  
Algunos golpes ya eran casi insoportables, pero solo suelo emitir un pequeño gruñido… no soy de los que se quejan o gritan… Quizá por eso decidió parar, para hacer otra cosa…

Puso uno de sus pies encima de mi paquete y  subió encima, como una bailarina, con su otro pie levantándolo y hacia atrás, manteniendo el equilibrio.

- Um poco de trambling, gimnasia sobre unos huevos, jajaja. Haz un video de esto.

Y empezó a subir y bajar, pisando mis huevos,  al final, saltaba de un pie a otro, encima de mi paquete, sin bajarse … demostrando un increible agilidad. Según como pisara alguno de los huevos era…estremecedor…

Después de dos horas de sesión, terminamos. Me quité la mascara e iba chorreando de sudor, por el calor que producía, de hecho, llegué a manchar a mi Ama, con la consiguiente bofetada.

Había sido diferente a las anteriores, mas larga, con mas castigos, igual de humillante…
Estaba molido cuando acabamos, no sé si por los azotes o por las posturas incómodas… por las dos cosas, seguramente…

Del cansancio, caí rendido en mi cama.

Al día siguiente, le envié una foto de mi culo a mi Ama. Efectivamente, había conseguido ese color morado, que iba persiguiendo, en todo su esplendor.

                                                                                    FIN

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Relato de un perro II

UNA SESIÓN DIFERENTE

 PARTE II

 ...

- Puta ven.

Fui, dejando los platos a medias. Allí estaba mi Ama, y el macho alpha con los pantalones y calzoncillos bajados. Y su enorme polla. Aun en reposo, gorda, grande ...

- Mira, esto es una polla de las de verdad, de las que nos gustan a las chicas. La tuya, debido a que no tienes ni puta idea de cómo usarla y no sirve, pues te deja en la posición que te mereces, de esclavo, perro, putaconpollainservible, igual de novio cornudo, si algún día encuentras pareja… Estos son unos buenos huevos… lámelos, métetelos en la boca.

Me arrodille delante del macho alpha, con sus pelotas a la altura ideal de mi boca… y los lamí, los besé y los metí en mi boca… Sintiéndola llena de los huevos de otro hombre, de uno de verdad.

- Te queda bien, tanto la posición como tener la boca llena por los cojones de mi macho, jajaja. ¿Ves, cariño? Ya tienes puta. Siempre que esté por aquí, te la puedes follar sin pedir permiso, ni miramientos… Puedes elegir el agujero que quieras, y te lo follas. Está aquí para tu placer también, como buena putaconpollainservible… Saca los huevos de mi pareja de tu boca, puta, y trágate su polla. Su pollón.

Al principio, dudé por un segundo, mas que nada porque recordé que la última vez no me cabía y le tenía un poco de respeto…

- Si quieres puedes mear… La tienes dentro, si tienes ganas, méate.

Noté como empecé a sudar debajo de la máscara de látex, que solo dejaba orificios para mis ojos, dos pequeños para mi nariz, y uno para mi boca. Sabía que me estaba poniendo rojo. No había esperado ser la puta, el vater también del macho alpha, pero si lo pensaba, era lo más lógico. Y una continuación de mi educación. El macho empezó a mear… Era distinto a mi Ama, ya que tenia su polla dentro, la sentía, y casi meaba en mi garganta… La sacó ante mi arcada, pero siguió meando en mi boca abierta, con la punta de su polla metida en mi boca… Cuando sintió que iba parando, me la metió otra vez hasta el fondo, cogiéndome mi Ama de la nuca y empujando contra el miembro de su macho.

- Ya que la tienes dentro, si se te pone dura, fóllate su boca, cariño.

Y empezó a darme unas embestidas con su pollón hasta mi garganta… pero paró.

- No me apetece, ya he tenido suficiente sexo hoy… otro día me la termino de follar, ya sabe que es mía y que haré en ese agujero lo que me apetezca… Igual me lo puedes dejar para cuando vengan mis amigos a ver el fútbol un día, podría ser divertido jejeje.

- jajaja, umm, que ideas mas malas tienes, amor. Pero es muy buena, y podría ser como colofón a su emputecimiento… Ya me la imagino con braguitas, medias, sostén, peluca, y pasando, de rodillas, de un amigo tuyo a otro jajaja.
Pero tienes razón, se está haciendo tarde y aún no hemos estrenado las argollas del cuarto. Vamos, al cuarto de juegos, jajaja.

Fuimos al nuevo cuarto. Como dije, era mas amplio que el anterior que usábamos… había varias argollas en la pared, a la altura de las manos, en alto, los pies abiertos, a la altura de la cintura.. un sillón con reposapiés, una cama, varios espejos, sus “juguetes”, etc…

- Estoy aprendiendo shibari, voy a practicar. Arrodíllate y acerca las manos.

Así lo hice, ofreciendo mis manos a mi Ama Lilith, que estaba sentada en el sillón. Empezó a rodear mis muñecas, a pasar lazadas por encima, por debajo, por en medio y en perpendicular, hasta dejarme las manos bien atadas. Me puso también un collar…

- De pie y levanta las manos, vamos a estrenar la argolla  que está en altura.

No me había fijado en ella. Estaba en una esquina, y aprovechando el tabique que sobresalía de esta, habían colocado una argolla en el lateral, casi en el techo.

- De puntillas, que te tengo que estirar bien… a ti y a la cuerda…

Pasó el sobrante de la cuerda por el agujero y fue estirando hasta dejarla bien tensa, con mis manos bien en alto, y de puntillas, en una posición nada cómoda y que era nueva para mi. Cara a la pared sin ver lo que pasaba detrásde mi. Apareció por un lado el macho alpha, y sin decir nada, colgó de mi collar una correa de hierro que llevaba una garrafa de 5 litros llena.

- jajaja, que cabrón eres. Bueno, te voy a castigar, ya lo sabes y sabes porqué. Dímelo.

Lo sabía. Mi Ama me había prohibido tocarme, masturbarme, cosa que hago todos los  días, varias veces. En mi intimidad no tengo ningún problema de erección, como cuando estoy delante de una mujer, de una diosa. Solo podía masturbarme los jueves por la noche, y hacer un video y mandárselo…
Pero no pude aguantar mas de una semana… sin tocarme… Y se lo dije… No creía digno mentirle y hacerle un video de una paja de los jueves y enviárselo como si nada.

- Por haberme masturbado sin su permiso, por no poder aguantar, Ama.

- Eso es. Quizas la culpa igual fue mía… Debía haber sabido que no podrías aguantar, que un pajero como tú, que solo tiene su polla para jugar, que no ha follado nunca con nadie y se mata a pajas, no podría resistir… Pero has fallado y te voy a castigar. Y sabes que quiero unas buenas fotos con un culo morado de verdad…  Para eso está aquí mi macho alpha…

Empezó a azotarme… y aquello iba en serio… Iba probando, jugando con diferentes juguetes, con su fusta, una vara plana de madera, y una paleta, como de cocina, para cortar encima.. que les había echado una ojeada al entrar… Iba azotando, e iban hablando entre ellos, sobre tal foto, o grabar un video corto… Casi podía intuir por el dolor con qué instrumento lo hacía y empecé a temblar, mi pierna derecha, de puntillas, y a intentar coger bien de la cuerda para soportar mejor la postura y el peso de mi cuerpo, inestable, con la dichosa garrafa atada a mi cuello.
Mi culo se empezó a poner rojo (después pude ver las fotos publicadas en Twitter y los videos…), con el subsiguiente disfrute de mi Ama…

- A mi pareja ya puedo estar dándole durante horas que no se lo marca nada… Y a otros, no les puedo dejar marcas, que están casados y/o tienen novias… Tengo que disfrutar contigo…. y lo voy a hacer. Tu culo se está poniendo ya carmesí, me encanta!! jajaja. Te vas a acordar de mi durante toda la semana…

Siguió un poco más, hasta que los temblores fueron aumentado y mis manos se empezaron a dormir… Me bajo, me las cuerdas, la garrafa , y me llevó contra la pared.

                                                                     CONTINUARA...

domingo, 11 de septiembre de 2016

Relato de una perro II

UNA SESIÓN DIFERENTE

PARTE I



Llegué como siempre puntual a la cita con mi Ama Lilith. Ni a ella le gustaba la impuntualidad ni a mi perder el tiempo, tiempo que podía estar disfrutando con ella. Llamé y subí. Cuando entré, me llevó a la nueva habitación, mas grande, con mas argollas en la pared y con mas “instrumentos” para su placer… y nuestro dolor.



- Quítate la ropa, quédate en el tanguita de putón que sé que llevarás, ponte la máscara y acompañe a otra habitación, dijo mi Ama.



Me quedé con mi tanga negro perlado, mi mascara, y ya convertido en su perro, en su puta, en lo que ella quisiera, le seguí.



- Hoy vamos a hacer algo diferente, vamos a estar más tiempo, y mas que nada, porque me apetece descansar un poco y Juego de Tronos. Está muy interesante y quiero ver un capítulo. Te vas a arrodillar y masajearás mis pies.



- Sí Ama.



Se sentó en una silla giratoria, delante del ordenador. Iba vestida con un sostén y unas braguitas de encaje, todo negro. Puso el capítulo y le alargó el pie para que lo masajeara. Empecé a masajearlo.



- Ves a por crema, en la otra habitación, y úsala.



- Sí Ama.



Me levanté, fui a buscarla y volví. Me arrodille y empecé a untar de crema hidratante sus pies. Mientras ella miraba el capítulo y yo le masajeaba los pies, mis miradas fueron atreviéndose a mirar su cuerpo, sus piernas, sus muslos, su coñito, su cintura, sus tetas… todo ese cuerpo de diosa que yo nunca había gozado… y sabía que nunca podría gozar… dada mi condición de perro, o de su putita con polla inservible delante de una mujer, de una diosa. Oía al macho alpha, que estaba por la casa, el macho que vivía con ella, su pareja y sumiso. Al macho al que ya le había comido la polla una vez, bueno, no muy bien, pero era mi primera vez, obedeciendo las ordenes de mi Ama. 


Poco a  poco, me fui atreviendo a subir mas arriba con mis manos, pies, tobillos, gemelos, rodillas, muslos… Cada vez centrando mi mirada y mi deseo en su coñito, que siempre me ha encantado comer, usando mi lengua para dar placer, con lo único que sé dar placer… Pero algunas amas no dejan que se lo coman… y Ama Lilith era una de ellas… Extendí la crema desde los pies a sus muslos, rodeándolos, masajeándolos, sintiendo como la pies es mas suave y tersa según te acercas a su sexo… Quizá intuyendo mi Ama mi deseo decidió probar la voluntad y obediencia de su perro…



- Ummm, creo que estás teniendo pensamientos impuros, putita… Ven aquí, métete debajo de la mesa, como puedas, y pon tu cabeza en el borde de la silla.



Lo hice, y descubrí cuáles eran sus intenciones… Echo la silla para atrás, para que cupiera mejor, de rodillas, con mi cabeza en el borde de la silla, con ella, abierta de piernas, sus piernas sobre mi espalda, y con su sexo a un par de centímetros de mi boca…

- ¿Tienes hambre, perrito? ¿Ves algo que te gustaría comer? Ya sabes el código, un guau, sí, dos guaus, no.



- Guau.



- Ummm, qué será será lo que quieres comer…, dijo, moviendo su cintura, su pelvis hacia mi, pero sin llegar a tocarme… Ya sabes que no tienes permiso para comer nada sin mi orden expresa. Ni para beber, ni para hacer nada, en realidad. Pues nada, no molestes, que quiero ver el capítulo tranquila.



Y ahí estaba yo, sintiendo su cuerpo, sus piernas, sus muslos, alrededor mio… y sintiendo casi el calor de su sexo, su fragancia, sin poder tocarlo, besarlo, lamerlo, comerlo… Como esos perros a los que sus dueños ponen una galletita encima de su nariz y tienen que aguantar… Quería comerlo, lo deseaba, sería feliz comiéndoselo, pero no podía. Y lo tenía a menos de una lengua de distancia…

Estar así, arrodillado, paralizado ante mi deseo, obediente, sumiso, vi que era parte de mi entrenamiento, de mi educación como un buen perro, un obediente esclavo.



- Ves a la cocina y tráeme un vaso de leche y una magdalena.



Fui, busqué ambas cosas, y se las llevé. Las dejé en la mesa,



- De rodillas delante de mi.



Me puse de rodillas y mi Ama Lilith puso su pie sobre mi paquete.



- Joder, has tenido el coñito de una adolescente en tu cara y ni así te has empalmado… Vaya puta inútil… No sé para que tienes polla… Vamos, quiero ver como follas con mi pie, yo no voy a hacer nada, te lo dejo, para que te lo folles si puedes, creo que es con lo único que has follado alguna vez en tu vida, cuando has conseguido que se te ponga dura…



Puse mis manos alrededor de él y empecé a restregarlo sobre mi polla, y a moverme, cual perro, frotándome contra él. Todo ello por encima de mi tanga, claro. Había bajado la mirada, instintivamente, y debido a la humillación, y no sabía si ella me estaba siquiera mirando o simplemente miraba el capítulo sin mas, sin importarle tener a un perro con la polla flácida intentado follar con su pie… La cosa era muy humillante, y aunque excitante, no se me ponía dura, aunque creía que si me daba mi tiempo, lo lograría… Pero no me lo dio, me dio una bofetada y me dijo:



- Se te ha acabado el tiempo para intentar follarme, bueno, follarme con esa parte de mi que te mereces… Y no has podido… Después te voy a volver a enseñar que es una buena polla, a ver si aprendes. Date la vuelta, túmbate boca arriba y abre la boca.



Lo hice, no sabiendo bien qué iba a hacer. Por un momento pensé que quería usar mi cara, cabeza, para sentarse, pero no… la orden de abrir la boca me lo debía de haber dejado bien claro… Se puso encima de mi, abierta de piernas, de quitó las braguitas, dejándome ver ese coñito que nunca follaría, claro, y se empezó a mear en mi boca. Sin pedir permiso, sin dudar. También era su vater, y no le hacía falta para el capítulo si quería ir a mear. Me orinaba, me llenaba, dándome tiempo para tragar, entre chorro y chorro, pero cuando vio que se me caería todo, se puso el vaso de leche, que aún le quedaba un poco, y terminó de mear en él.



- Bébete la leche.



Me llevé el vaso a la boca, y empecé a beberla… Era un sabor extraño, una combinación entre el sabor natural de la leche y el sabor ácido de la orina de mi Ama. Me lo bebí. He de decir que no me gusta el sabor de los meados de mi Ama, demasiado ácido, pero simplemente obedezco y lo bebo, cuando ella lo desea. Sin mas.



- ¿Te gusta más con la leche?



- Guau.



- Me alegro. Ahora ves a terminar de fregar.



Me fui a fregar y me puse a ello. Me situé en esa cocina en la cual nunca había estado, y empecé mi tarea. Pude oír las risas y comentarios que hacían del capítulo mi Ama y el macho alpha, que había ido a la habitación. Creo que empezaron a jugar también.



- Puta ven.
                                                  CONTINUARA...

viernes, 2 de septiembre de 2016

ANSIAS

Hablando con un "sumiso", este me preguntó :"¿No te da miedo llegar a hacer cosas más extremas?". 

La pregunta me dejó un poco descolocada... (¿miedo?)... Me resultó absurdo que a alguien que se apasiona por este mundo pudiera llegar a tener miedo de avanzar, de crecer en él.
Supongo que no comprenderéis cómo siquiera se planteó esa idea. Tengo que decir que es el típico cachas cabezahueca, al que le pone la idea de ser dominado por una mujer (mucho más si es una joven,cruel y atractiva señorita como yo), y piensa que todas las dominas caeremos rendidas ante su físico y su picardía. Se equivoca de cabo a rabo el señorito , no nos gusta ese tipo de actitud , no a los verdaderas mujeres dominantes al menos.



A la mencionada pregunta respondí con lo siguiente: " ¿Hacerlas me tendría que asustar? Lo que siento son ansias de tener sumisos totales para hacer con ellos lo que me plazca, sin temer a las marcas; ansias de tener una mazmorra grande llena de material, de aprender, crecer y experimentar más ... pero es normal al ser tan joven ser ansiosa, me tengo que relajar."

Ya sabéis a qué viene el título, ya sabéis qué es lo que siento.

Espero que los años pasen rápido pero fructíferos; que cuando quiera darme cuenta tenga un sótano equipado, un harem de sissys complacientes y bien educadas, y haya realizado más sesiones de las que pueda recordar.
Si alguno quiere entrar en el harem, ser mío, servirme y estar a mis pies, puede hablarme al : 612220588.