jueves, 15 de diciembre de 2016

FOOT FETISH

Este relato fue creado para uno de mis sumisos que vive en Granada, ya que es ciego, en vez de hacerle videos, grabo audios para él.  Fue él quien me dijo que colgara el relato, allá va ...

De pie, desnudo, frente al sillón orejero , delante de ti ,en el suelo, hay un cojín para el perro, y entre este y el sillón un reposapies.

-Arrodillate!- te ordeno.

Obedeces y te arrodillas sin rechistar, deseando estar más cerca de mis maravillosos pies. Ahora te encuentras a la altura de ellos, descansan sobre el reposapies dorado. Por calzado llevo unas botas de tacón, no demasiado alto, de cuero negro, con unos ribetes metálicos en la boca de las botas (por donde se introduce el pie) que se ajustan perfectamente al fino tobillo.

-Quitame las botas y dejalas a un lado, donde no molesten.-

Sujetas uno de mis pies, por el tobillo, con una mano y con la otra desabrochas el cordon, con cierta torpeza, retiras el tacón y lo dejas a un lado, junto al sillón. Haces lo mismo con el otro pie, y dejas una bota junto a la otra, en perfecto orden.

-Baja las manos a las rodillas, sé que tienes ganas de tocarlos, palparlos, masajearlos y disfrutar de ellos a tu antojo, pero no! Aún no!-

Vuelves a obedecer y dejas caer las manos, pesadas, sobre las rodillas.Esperas ansioso, en tu particular oscuridad, intentando percibir cualquier atisbo de movimiento, la mínima señal que te descubra que es lo que va a pasar. Pero nada, te mantengo en ascuas más de dos minutos.

De pronto notas como los dedos de mis pies , aún cubiertos por un calcetín, se posan en tu frente, justo en medio de ella; la planta cae suavemente sobre tu nariz y finalmente el talón sobre tu boca, entreabierta por los jadeos que te ha provocado sentir mi pequeño pie caliente y húmedo sobre tu cara.

-Aspira profundamente cerdo, quiero que lo huelas bien, que percibas cada matíz del sudor del dia entero. Aspira.-

Aspiras co todas tus ganas y ese olor que ya percibias se vuelve más intenso y potente.

-Retirame el calcetín del otro pie.-

Palpas mi pie sobre el reposapies, localizas el calcetín, tobillero, comienzas a retirarlo y puedes rozar mi pie desnudo con la punta de tus dedos. Cambio el pie de tu cara por el desnudo, ahora puedes sentirlo piel con piel.

-Aspira, disfrútalo.-

Mientras disfrutas del olor, por sorpresa, sientes como entre tus piernas a comenzado a pasearse mi otro pie, sube y baja por tu muslo. Lo deseas, deseas que llegue a tocar tus partes.

-No te distraigas, perro!-

Con estas palabras te saco de tu ensueño de poder rozar tu pene con mi pie.

-Aspira, no dejes de olerlo.-

El pie no ha dejado de deslizarse, finalmente llega el momento esperado y te rozo, es un roce suave, apenas perceptible, en los testículos. Vuelvo a rozar más intensamente  y sin más dejo de hacerlo.
Tu pene esta duro y caliente, pero sabes que no puedes tocarlo, tus manos aún permanecen sobre tus rodillas.
Retiro el pie desnudo de tu cara y vuelvo a recostarme sobre el sillón.

-Coje mis pies, te lo has ganado, puedes disfrutar de ellos!-

Cojes mis pies entre tus manos, acercas ambos a tu cara y la undes entre ellos, disfrutando de su tacto, su olor, su calor, su suavidad. Disfrutando de tener por fin los pies que tanto has deseado.
-Gracias, Diosa!- Dices con pasión y yo rio, me resulta muy placentera esa adoración.

-Chupalos, lamelos, quierosentirlos en tu boca, eso es, abrela y empieza a chupar, dedo a dedo, los quiero bien limpios.-

Comienzas a chuparlos, no puedes más sientes el pene tirante, parece que vaya a estallar, notas como bombea la sangre mientras introduces mis deditos en tu boca, pasasla lengua por toda la planta y ordisqueas el talón.

-Si metes el pie entero en tu boca podras tocarte!-

Con esfuerzo y alguna arcada,metes el pie en tu boca, casi tocando la garganta, puedo sentir en mis deditos tu campanilla y el paladar en el empeine, no llegas a meter el talón. A pesar de ello tu Diosa te dice...

- Muy, muy bien perro! Vamos masturbate para mi, quiero ver como te corres chupando mis pies. Eso sí, no salpiques, no quiero que manches nada!-

Bajas una mano a tu pene y empiezas a cascartela como un mono, te invlinas sobr los pies de tu ama y comienzas a chupar con locura . Como estaba previsto no tardas mucho en correrte, el orgasmo es muy intenso, entre risas y burlas de tu Ama, que insiste en ver a tu ridículo pene "hechar leche" mientras te atragantas con mis pies y sostengo tu cabeza entre mis manos.