domingo, 22 de enero de 2017

FOOT FETISH II

-De nuevo en mi mazmorra, ya conoces la disposición, o al menos espero que la recuerdes-

De esta manera rompo el silencio y se inicia la sesión. Te encuentras de rodillas, en el cojín del perro; avano unos pasos desde la puerta, puedes oir el sonido de mis tacones chocar contra el suelo, parecen altos.
Me acerco a ti, paso a paso, notas mi presencia más cercana. Paso una mano por tu nuca, rodeandote el cuello, aprieto fuerte, automaticamente estiras la espalda y te pones recto.

- Esta es la posición en la que quiero encontarte al entrar al cuarto, así, de rodillas, firme como un palo. Nunca desgarbado.-

 Quito la mano de tu nuca, cojo de mi cinturo un collar de perro, ancho, rojo y con pinchos de metal creando un circulo por todo él; lo paso por delante de tu cuello sujetandolo con ambas manos, cada una por un extremo. Lo ajusto a tu cuello y lo cierro. Escuchas un click.
Estiro de la correa, del fuerte tirón te mueves y te ves obligado a poner las manos al frente para no caer.

- Muy bien perro, ahora te enseñaré a pasear.-

 Me coloco un paso por delante de ti, a tu derecha.

- Siempre que pasees conmigo lo harás un paso por detras de mi, a mi izquierda.-

Doy un par de pasos y tu avanzas detrás de mí a cuatro patas, excitado por tu posición y por las ganas de recibir tu premio.
Sabes que si obedeces podrás disfrutar de mis pies, la sola idea de tenerlos cerca de ti enciende en tus adentros una llama.
Seguimos avanzando ... obnubilado, sin quererlo,tropiezas conmigo, inmediatamente reculas avergonzado.
Giro sobre mi misma, con la mano izquierda (la de la correa), te levanto la cara por la barbilla, con la derecha dejo caer un estruendoso bofetón sobre tu mejilla izquierda.

- Vuelve al mundo real cerdo! Con la de meses que ha soñado estar aqui ... no tenemos sesiones para que fantasees, las tenemos para que aprendas a servirme a mi placer, para complacerme a mi! Así que centrate en mis enseñanzas será necesario que aprendas si quieres seguir disfrutando de mi compañia.-

- Lo siento Diosa.- Tartamudeas.

- Juguemos.- Digo con mi voz sádica y divertida, percibes por el tono la sonrisa burlona que se dibuja en mi cara.

- Voy a caminar frente a ti, estate atento, cada vez que levante el pie quiero que beses la suela. Se que no puedes verlo, confio en que seas capaz de detectarlo por el sonido.-

Doy un par de zancadas que no te esperabas, estiro de la correa y esta de tu cuerpo, tu torpe y apresuradamente avanzas de rodillas.

- Deja de hacer tanto ruido, no le pegues rodillazos al suelo, vas a molestar a la vecina.- Rio.

Expulsas un casi imperceptible - Lo siento señora, lo intenaré.- Vuelvo a estrar de la correa y te arrastras como puedes, intentando no hacer ruido con tus doloridas rodillas.

Sorprendentemente percibes el sonido de mi tacón desplazandose hacia atrás, arratrando hacia ti, ansioso adelantas la cara y chocas contra él. Lo besas complacido. Adelanto el pie besado ( el izquierdo) , arrastro el derecho de la misma manera y lo levanto, esta vez no te precipitas y esperas paciente a que el sonido deje de producirse, te adelantas y lo besas. Repetimos este proceso hasta llegar al cojín del perro, alternando con cada paso el pie cedido a tu placer.

- Sientate adecuadamente.- te ordeno y obedeces inmediatamete, te arrodillas con la espalda recta , la mirada gacha y la manos abiertas sobre tus rodillas, como te enseñé en la primera sesión. Me coloco frente a ti.

- Adelanta las manos, toca mis pies.- obedeces - Acerca a ellos la cara.- obedeces, quedandote a pocos centímetros de ellos, con las manos acaricias mis tobillos.- Palpa.- bajas las manos por los laterales, comprobando la altura de los tacones, vuelves a subir las manaos y las bajas recorriendo mis empeines, avanzas esperando llegar a los dedos, pero te topas con una franaj de piel de cocodrilo que los cubre ; continuas palpando, percibes la punta de mi dedo grande del pie y dos de los pequeños. Vuelves a recorren con tus manos mis pies, subes el empeine, los tobillos, los gemelos, hasta la parte posterior de mis rodillas; acercas la cara y la hundes en ellas.

-Gracias por permitirme estar aqui, así, a tus pies.-

Con mis manos acaricio tu pelo y tu nuca.- Gracias a ti por tu entrega, por tu confianza en mi.- Rio suavemente, complacida y conmovida por tus palabras, por el momento.

Cojo el reposapies, lo coloco tras de mi y me siento frente a tu figura arrodillada. Levanto el pie derecho y lo apoyo sobre mi rodilla izquierda.

- Ahora limpiaras mis tacones, quiero que queden bien limpios, si cumples te dare un premio.-

- Sí Señora espero hacerlo bien.-

Cojo tu cabeza aferrando mi mano a ella por el pelo, acerto tu cara a la suela de mi tacón y poso tus labios sobre ellos.

-Abre la boca.- Ordeno, y obedeces.- Saca la lengua.- lo haces lentemente- comienza a chupar.-

Guiado por los movimientos de arriba a abajo con los que muevo tu cabeza vas limpiando mis suelas. Tu pene semiduro ("morcillón") empieza a crecer con cada lenta pasada de tu lengua.

- Que sucia llevas la lengua cerdo asqueroso, más te vale acabar pronto e ir a lavarte por dientes, pero termina con tu trabajo.- Continuo dirigiéndote, esta vez adentrando el largo tacón de aguja en tu boca.- Chupa bien, como si fuera una polla, atragantate con mi tacón, que toque tu campanilla.-

Meto poco a poco todo el tacón en tu boca, notas como roza tu campanilla y una arcada sube por tu garganta, acompañada de un escalofrío en la espalda. Te sostengo la cabeza con mi tacón entero dentro durante un par de minutos, mientras te acaricio el pelo  y te incito a tocarte.
Empiezas a masturbar tu duro y caliente falo de manera impulsiva, saco el tacon de tu boca lentamente, retiro el zapato de mi pie y meto los dedos en tu boca.

- Vamos, correte en mi otro tacón.- Digo moviendo los deditos detro de tu boca, provocandote un placentero y excitante cosquilleo. Correrte en uno de mis pies es una idea que te supera, una fantasia con la que habías coqueteado secretamente.Con la mano izquierda palpal mi otro tacon y te aferras a el por el tobill.

- Hazlo ahora.- Susurro en tu oido mientras meto parte de mi pie en tu boca.

En ese momento tu pene explota como una fuente, lo dirigues hacia abajo y acabas de vaciar sobre mi tacón. Con la mano aún aferrada a tu pelo te acerco la cara a mi pie lleno de tu leche.

- Chúpala, trágala, límpiame.-





lunes, 9 de enero de 2017

33 PASOS PARA ASISTIR A MISS LITH EN EL BAÑO

1.Cerrar la puerta con doble cierre (ambos cerrojos)
2.Ir a la mazmorra y preguntar a Mi Diosa si necesita algo
- Sino necesita nada -
3. Poner el radiador a calentar en el baño
4.En la cocina, encender el calentador
5. Preparar dos toallas grandes y una pequeña
6. Llenar la bañera con agua muy caliente
7.Poner a cargar el cepillo de iones
8.Preparar la crema corporal cerca del radiador para que se caliente ( secador del pelo y silla negra, preguntar a Miss Lith)
9.Verter un litro de leche entera en la bañera (traido por mi mismo con anterioridad)
10.Poner una toalla pequeña a modo de reposacabezas en la bañera
11.Dirigirme a la mazmorra
12.Coger las zapatillas de andar por casa y el sueter rosa de pelitos
13. Arrodillarme a los pies de la cama, colocar las zapatillas en los pies de Miss Lith, y ofrecerle el sueter rosa de pelitos.
- Cuando la Diosa este dispuesta a salir -
14.Levantarme y abrir la puerta de la mazmorra
15.Cerrar la puerta, seguir a mi Dueña hasta el baño, cerrar la puerta del baño
16. Ayudarla a desvestirse
17.Ayudarla a entrar en la bañera
18.Encender dos velas al pie de la bañera
19.Levar el pijama a la mazmorra, doblarlo y colocarlo en su sitio.
20.Asistir a mi Diosa en el baño ( hacer todo lo que ella desee )
- Tras haber acabado el baño en leche -
21.Vaciar la banera
22.Con agua caliente, retirar los restos de leche del cuerpo de mi Diosa
23.Con esponja y gel, enjabonarla
24.Aclarar el jabón con agua caliente
25.Coger una toalla grande y extenderla frente a mi pecho, ofreciendosela a mi Ama -cuando ella se haya colocado frente a mi - envolverla con la toalla
26.Arrodillarme y con la otra toalla grande ir secando la parte inferior de su cuerpo
- Una vez secada -
27. Pedir permisos para secar la parte superior - concedido el permiso - secar la parte superior del cuerpo y el pelo con la toalla
-Recupero mi postura de rodillas tras de ella-
28.  Con el secador del pelo seco los pies a la Diosa
     28.1.Secar el empeine y los dedos por encima
     28.2.Levantar el pie y apoyar el empeine sobre mi rodilla
     28.3.Secar la planta y los dedos por debajo
29.Pedir permiso para piner crema - concedido el permiso - poner crema por todo el cuerpo
- Si hemos lavado el cabello -
30.Ofrecer la silla negra a Miss Lith
31.Secar el pelo de manera adecuada (de arriba a bajo y en dos capas, respetando la raya del flequillo) Peinar suavemente.
- Secado y peinado el cabello -
32.Arrodillarme y ofrecer las zapatillas de andar por casa a mi Diosa
33.Preguntar si puedo servirle en algo más