domingo, 27 de agosto de 2017

DIARIO DE MARY CARMEN- 23 DE JULIO

Desde mi celda de vacaciones yo digo que soy esa carne que ya no se tocará en la vida, esa lengua que ya no besará sin corteza, esa voz que ya no pasará por las notas del sonido, esa mano que ha olvidado hasta el ademán de tocar, que ya no sabe dibujar la caricia, ese cerebro cuya capacidad de concebir ya no se determina por sus surcos. 
Todo esto que constituye mi momia de carne fresca da una idea del vacío sentido por esta esclava cuando dura el tiempo en el que mi Señora es ajena. 
A las Divinidades de su Olimpo lanzo el deseo, el deseo que hoy me aflige: Sea yo por Ella despojada hasta de la última gota de mi sangre, derrámela cual río de rojas lágrimas, pues yo he de ser su desangrada, el cordero pascual que redima los males que ecechen a mi Señora, la viva palidez de su voluntad perdiendo mi vida de sierva en racimos de abandonadas venas, inútil ramo de arterias al fin secas para cumplir con el deleite supremo de quien incruenta me quiere Yo pido ser llaga en flor de los deseos que han de ajardinar el goce de mi Señora. 
A Ella beso con el rojo pensamiento que vuela preso en esta habitación desde el pájaro de la muerte hasta el nido de nunca jamás. 
Mi sangre es suya, Señora, brinde con su espíritu por la felicidad de su felicidad. Cúmplase su voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario