domingo, 27 de agosto de 2017

DIARIO DE MARY CARMEN/ DIA 22 DE AGOSTO

(Disculpeme porque no he escrito antes porque no había conexión a internet). Otro día. Deambulo como la sombra de un títere a la deriva hasta que la luz la estrangula. Una marioneta colgando de invisibles cuerdas, un monigote al que unos hilos manejan. Consumo el sol mientras pendo y bailo igual que los ahorcados en medio de la fiesta. Usted es la reina de la fiesta, ¿no ve cómo todos sus siervos se muestran contentos al contemplarla? Pero hoy he visto noticias desagradables, asuntos humanos cuando ya no hay mañana. No sé lo que he visto ni he querido saberlo. Y hubo un eclipse que a Usted no supo eclipsar puesto que la luz de la Señora es la más brillante de todos los astros, y hubo también pájaros negros clavados en el cielo misterioso. Hubiese sido mejor dormir en el lecho de piedras y desnuda en uno de los paisajes a los que Usted acude cuando necesita reunirse consigo misma y alcanzar la tranquilidad. Una servidora iría con la Señora al fin del mundo. Querré ser su fiel acompañante siempre, viajar con la Señora a nuestro día de mañana, al misterio de su felicidad, a sus rincones secretos. Podré cargar con las mochilas de las vituallas para el camino, ser su sherpa, su dama de compañía, su bozón de secretos...Los eunucos siempre hemos desempeñado funciones reservadas a señoritas de confianza (sobre todo cuando al eunuco se le amputaba la lengua). Pero eso será una satisfacción, compartir (qué precioso verbo cuando Usted lo pronuncia) con la Señora la intimidad de sus paisajes. No, no me olvido de lo que soy, entre Usted y una servidora hay un mundo, el que separa a una excelsa Dama de la última mierda mary carmen. Ah, entre los objetos que llevaremos en la excursión no podrá faltar el latigo, mi Señora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario